Decálogo del buen humorista

DECÁLOGO DEL BUEN HUMORISTA O

CÓDIGO DEONTOLÓGICO DEL BUEN CÓMICO

1.- Un buen cómico nunca le copiará los chistes a otro cómico.

Si no tienes talento para crear gags pero tienes gracia para interpretar, puedes pagar a un guionista, eso sí, siempre es ético citar la fuente. Frank Sinatra no componía canciones pero era un cantante sumamente respetado, porque era un excelente intérprete. En sus conciertos siempre mencionaba al compositor y al arreglista de sus canciones.

2.- Un buen cómico debe ser consecuente con su caché.

No significa que tengas que cobrar mucho o poco, significa que hay unos mínimos que debes exigir y respetar. Esos mínimos los determinará el propio cómico, cada uno sabe dónde le aprieta el zapato, pero si fijas una cantidad nunca actúes por menos.


3.- Un buen cómico nunca habla de dinero en público, porque el arte no tiene precio.

Un manager sirve para negociar esos asuntos “sucios” que a los profesionales del humor se nos escapan, o nos da vergüenza tratar. Si no tienes representante procura llegar a un acuerdo sin hacerlo público. Si alguien, incluida Hacienda, quiere más información que la pida en privado.

4.- Un buen cómico debe ser una persona culta.

Eso no significa que haya que estudiar física cuántica ni recitar de memoria “El Quijote” para subirse a un escenario, pero sí es imprescindible, no digo aconsejable, digo imprescindible, leer libros, escribir sin faltas de ortografía y redactar bien. ¿Cómo vas a organizar un monólogo si no sabes redactarlo? En castellano hay infinidad de autores que te inspirarán para tus monólogos, sketches, o lo que sea, Jardiel Poncela, Muñoz Seca, Gila, etc. Recuerda que un mal chiste bien contado es mejor que un buen chiste mal contado.

5.- Un buen cómico tiene que ser tolerante.

Porque la primera regla del cómico es reírse de uno mismo. A partir de ahí te puedes reír de lo que te dé la gana, pero respetando la disensión, aceptando las críticas y escuchando los consejos.

6.- Un buen cómico tiene que tener los pies en la tierra.

Si para que el público entienda un chiste buenísimo sobre Einstein, tienes que explicar antes la teoría de la relatividad, es mejor que cuentes un chiste sobre el ministro de turno. Hacer humor inteligente no es hacer que se rían los que dominen la Poética de Aristóteles, hacer humor inteligente es conseguir que, con los mismos chistes, se ría el público de muy distintos estratos sociales y culturales.

7.- Un buen cómico tiene que ser cercano con el público.

Nunca digas: ¿me entendéis? Mejor dí: ¿me explico? Para que un espectáculo triunfe hay que llegar al público y eso se consigue siendo cercano, no eres un ídolo, eres una persona como las demás y el público lo sabe, así que no vayas de divo.

8.- Un buen cómico tiene que enterarse, antes de la actuación, de la clase de público con el que va a tratar.

Procura llegar un buen rato antes de la actuación, habla con el gerente de la sala, entérate de qué pie cojea el público habitual y organiza tu espectáculo teniendo en cuenta esos factores. No tienes que cambiar el fondo, solamente algunas aspectos de la forma y dar cuatro pinceladas localistas.

9.- Un buen cómico nunca menosprecia a nadie del público.

Puedes vacilar con alguien en concreto, soltar barbaridades, pero no hagas escarnio de nadie, ni siquiera en casos extremos. El respeto hacia el respetable, valga la redundancia, es lo primero. Nunca muerdas la mano que te da de comer.

10.- Un buen cómico tiene que ser gracioso.

Si no eres gracioso, o sea, si te has subido a un escenario varias veces, diez o doce, has dicho bien tu texto, la gente te ha escuchado y no se ha reído, una de dos: o el texto no vale o no vales tú. Si sigues pensando que el texto es bueno ya sabes lo que tienes que hacer: dedícate a otra cosa, que cómicos hay muchos, y cómicos buenos no hay tantos pero sí suficientes.

Y un apunte final: Para ser bueno no hay que tener el reconocimiento masivo, hay que tener el reconocimiento del público que te ha escuchado, sean veinte o sean veinte millones.

Un comentario a “Decálogo del buen humorista

  1. Claudio F R L on 14/03/2014 at 18:38 said:

    Gracias por los consejos, no sabía a quién pedírselos, ya que una de mis metas era dedicarme a ser humorista, por el momento sólo estoy escribiendo. Seguiré tus consejos si veo que no me resulta al principio, pues soy testarudo.
    Abrazos desde Chile.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *